Otra vez en Navia

17ago


Salimos de Figueras con poco viento, aprovechando el terral mañanero, y albergando la esperanza de que poco a poco iría refrescando el nordeste que se nos había prometido en el parte de AEMET. Teníamos la sana intención de hacer una travesía de 30 millas y no podíamos perder la esperanza tan pronto. En el fondo, sabíamos que el nordeste tardaría en llegar y nos hicimos una ruta alternativa. "Vamos a Navia que es un sitio muy bueno para entrar y muy tranquilo" dijo Jose. Yo asentí con la cabeza en sentido de aprobación, me parecía buena idea y el ruido del motor me estaba poniendo la cabeza como un balón de playa.

Llegamos, como siempre, cuando la marea está bajando, al final, con poco agua bajo la quilla y con la barra en pleno apogeo. Hubo un momento en él que dudamos, no sabíamos si íbamos a poder entrar. Al final Jose encontró el hueco en él momento justo. Precisión total.

Cuando llegamos todo estaba como lo recordábamos, el pantalán de espera libre, la tarde soleada, los niños del pueblo bañándose en el puerto, el remolcador del Canal de Panamá y el Vehintiocho a medio hacer. Sonrientes nos comimos unos macarrones con tomate y chorizo que había preparado durante la travesía, tomamos café y luego una ducha. Una ducha en la bañera del Amazona. Tenemos la técnica tan pulida que solamente con 10 litros de agua podemos ducharnos los dos. La ducha es esta garrafa de la derecha...

Y justo cuando me envuelvo en la toalla...sale un barco del muelle y luego otro y otro más. Y sin comerlo ni beberlo estamos en mitad de una procesión.

Aquí la tradición manda sacar a la Virgen en Remolcador y al pobre San Roque en una cachonera detrás.


Todas se visten de Asturianas y viene hasta el obispo. Nos pusimos nuestras mejores galas y bocina en mano nos unimos a la  estruendosa celebración que arranca cuando zarpa el remolcador.

En este pueblo las fiestas duran cuatro días y los cuatro días son festivos. En este pueblo tienen dos orquestas para una misma verbena. En este pueblo tiran los fuegos artificiales más alucinantes que he visto en mi vida, quince minutos sin parar, todo el tiempo parecía la traca final, son de esos en los que no puedes ni hablar. Una locura. Y el Amazona en primera fila.

Hoy tocaba día de puesta a punto. Veníamos con la intención de reparar el motor pero como estamos en fiestas no ha sido posible hacerse con las piezas.

Jose ha improvisado una junta con un tetrapack de leche y yo me he encargado de hacer la comida, la colada y un porta trajes(de aguas) que me ha hecho muy feliz, ahora ya no están los trajes por ahí. En el Amazona es muy importante el orden.





Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Puedes contactar con nosotros a través de:
amazonaquenoespoco@gmail.com

en G+ "amazonaquenoespoco"

Y en facebook síguenos en...
"Amazona Que No Es Poco"

Recibir actualizaciones

Si quieres que te avisemos cuando tengamos nuevas publicaciones, nuevos productos a la venta, cuando suceda algo especial...escríbenos a amazonaquenoespoco@gmail.com

¡Serás el primero en enterarte!