Comida a bordo.



Cocinar en el barco tiene su miga. Yo soy muy cocinillas y lo mismo me curro una marmita que unas patatas a la riojana o un chicharro con patata panadera, pero...

En primer lugar el reducido espacio de almacenamiento y la imposibilidad de guardar alimentos refrigerados te obliga a buscarte las vueltas. El tamaño de la cocina también nos condiciona...y cuando sólo cuentas con un camping gaz, te planteas seriamente qué hacer.



En la actualidad, en cualquier supermercado, encontramos una gran oferta de productos precocinados, que además de ahorrarnos tiempo, se conservan sin frío. En el Amazona nunca falta la fideguá de brillante, está buena y si añades unos mejillones de los que pillas en la ría de turno...mejora sustancialmente. Otro gran invento de la vida moderna es el cous-cous deshidratado, el paquete no ocupa nada y podrías alimentar a un batallón de legionarios con él. Los sobres de tallarines con polvo que se convierte en salsa, los brik de crema de calabaza...y todo eso está muy bien, pero lo ideal es llevar un bote de pimentón de la Vera, unos ajos, patatas, cebolla y un pez de mentira colgando por la borda.

Pero hay ciertas cosas que aprendes a la fuerza y quiero compartir:

•Primero: por muy bueno que haga, por muy bella que esté la mar y por poco que esperemos que el viento refresque...NO te fíes. Si no quieres pasar el día comiendo bocadillos y cochinadas... prepara la comida antes de salir, lo agradecerás. Preparar una comida, decente y equilibrada, ciñiendo, con una escora superior a veinte grados es una odisea, y, con el balanceo de un barco pequeño en las popas...deja de ser una odisea para convertirse en un verdadero suplicio.


•Segundo: si te tiras el rollo y te lanzas a cocinar, comprueba que la inclinación del cardan permita que la cazuela aguante en su lugar y hasta donde puedes llenarla para que la comida no termine en la otra banda...Esto es importante. Esto es muy importante. Esto es importantísimo. Yo lo aprendí por las malas...mi cazuela voló contra el mamparo y no estaba vacía.

Aunque gracias a ello descubrí una vía de agua...



•Tercero: cuando prepares café con marejada-fuerte marejada, si eres un valiente y haces café de puchero, rollo old school, y un inconsciente sin tazas, NO lo hagas, no vas a vencer a las olas ni a la gravedad,  vas a llenarlo todo de café. Pero si eso no te importa, o tienes tanto frío y sueño que te da todo igual...NO llenes los vasos hasta el borde, a menos que no tengas suficiente con haber llenado de café el interior y quieras también regar la bañera y los trajes de aguas con esa mezcla calentita de líquido marronaceo y leche condensada...

•Cuarto: Es posible que no consigas pescar. Deberías haberlo practicado, sí, pero el día que te decidiste a intentarlo se entabló un agradable vientecito y no tienes ni idea. Lo entiendo. Tranquilo, no pasa nada. Atraca lo más cerca que puedas de los pesqueros, ve a un bar y bebe ron con cola hasta las cinco de la mañana. Puedes pensar que es una locura y que el ron con cocacola no alimenta, pero cuando vuelvas al barco los pesqueros estarán volviendo a puerto con ricos peces. En cuanto a la negociación no puedo ofrecer consejo alguno, depende de lo bien que te siente el ron y de tu salero natural.


Y esto es todo lo que necesitas saber para no morir de hambre a bordo.



Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Puedes contactar con nosotros a través de:
amazonaquenoespoco@gmail.com

en G+ "amazonaquenoespoco"

Y en facebook síguenos en...
"Amazona Que No Es Poco"

Recibir actualizaciones

Si quieres que te avisemos cuando tengamos nuevas publicaciones, nuevos productos a la venta, cuando suceda algo especial...escríbenos a amazonaquenoespoco@gmail.com

¡Serás el primero en enterarte!