¿Qué me pongo?


Jose siempre dice que, cuando llueve y hace frío, las olas parecen más grandes y el viento más duro. Y es cierto...cuando hace sol no nos importa lo que arrecie el viento ni lo grandes que se hagan los "borreguitos".

El truco, evidentemente, está en ir calentito y sonreír. 

Yo soy de esas mujeres que tienen los pies, siempre, fríos. Aunque sea 15 de agosto. No importa lo bueno que haga. Pies fríos. Esto me ha llevado a una preocupación excesiva, casi insana, por la ropa que utilizo para navegar. 


Katiuskas Vs Botas de piel

Las Katiuskas son para el verano. Digan lo que digan. No hay calcetín suficientemente calentito como para que los pies no se te hielen, en pleno invierno, en dos horas de navegación. Las katiuskas están bien para pisar charcos y para las noches de verano. La goma no abriga. El borrego si que mola.

El borrego arropa, calienta, abriga y da esplendor (como la RAE, pero bien). Y si hay borrego, hay piel engrasada. ¡Y cuánto más cómodas son unas botas de piel! No hay comparación. Puede que sean un poco más caras, pero, a la larga, merecen la pena y, por supuesto, nos van a durar mucho más que unas botas de goma. 


Hay casas como Rip-Curl, cuya ropa tiene unos precios bastante aceptables, y que, además, las hacen con una suela antideslizante, estupenda y blanca. Helly Hansen tiene unas del estilo y, en rebajas, rondan los 80€.


Ahora, que tenemos los pies calientes, ¡continuamos para bingo!


Ropa térmica Vs lana de oveja.

La ropa térmica mola. La ropa térmica buena es muy cara. Y la verdad...¿notáis alguna ventaja sobre la clásica camiseta y los calzoncillos largos de abanderado? Yo no. Y el culo también se queda frío.

No voy a decir que los nuevos materiales sintéticos sean una porquería, aunque el poliester absorba todos los olores y se prenda fuego facilmente, no lo pienso decir. No cabe duda de que son prendas muy cómodas, que ocupan poco, que secan rápido...Debemos ser cuidados si optamos por este tipo de prendas, no es oro todo lo que reluce y hay una variedad de materiales increíble.


 Aunque os resulte difícil de creer, las camisetas térmicas de mejor calidad llevan lana merina, bien tratada, pero lana de oveja de toda la vida, de las que hacen beee. Y yo, sabiendo esto, opto por mi jersey de lana tradicional.
Las fibras naturales tienen una lista de beneficios descomunal frente a las fibras sintéticas.

No absorben los olores, su capacidad fieltrante, es decir, de mantener el calor, es más elevada; se adaptan mejor, son transpirables y, a pesar de los cultivos extensivos y el uso de pesticidas, en la mayoría de los casos, evitamos el uso de recursos naturales no renovables, como el petróleo, usado para la fabricación de muchas fibras sintéticas. En definitiva, debajo del traje de aguas, leotardos y jersey de lana. 



El traje de aguas perfecto.

Una utopía.

Por muy bueno y caro que sea, cuando empiezan a chupar la humedad de la mar...cuando llega ese momento...¡Todos se ponen pegajosos y pesados! y...¿se llegan a secar? ¡No! Al menos, no hasta que los endulzas y los tiendes al sol. 

El rápido desgaste de los materiales también debemos tenerlo en cuenta, ¿quién no tiene un traje con parches en el culo? 

Tenemos varias opciones. La primera, un traje de aguas sencillo, de poliamida. Este tipo de trajes, combinados con una ropa interior adecuada, resultan muy cómodos y económicos (unos 30€ en Decathlon ). Entre sus virtudes, destaca lo rápido que secan, cinco minutos colgando de la botavara y listo, además, son 100% impermeables. Cuando llevas ocho horas con esa especie de chubasquero de cuerpo entero encima... estás deseando quitártelo, darlo la vuelta y que le de un aire. Al día siguiente tendrá un tacto aceptable, no muy pegajoso.  Para mí, la mejor opción, claro que suelo llevar una chupa por dentro del peto y otra por fuera...
¡Se acabó mojarse el culo!


Si buscamos algo más molón debemos tener en cuenta que el precio se va a cuadruplicar (entre 100 y 150€) y, si nos vamos a dedicar a la navegación costera, no nos hace falta un traje de supervivencia.
Estos trajes con refuerzos de cordura en las rodillas y en la parte posterior son el escalón superior, la segunda opción. La vida útil de estos trajes es su mayor defecto, sin embargo, son transpirables y puedes llevarlos sin nada debajo, aunque el forro de nylon se te quedará pegado a la piel, hagas lo que hagas, salvo que te dé por los polvos de talco. Poco a poco van perdiendo la capita que los hace 


impermeables y el tejido, a pesar de lo que pueda parecer, es más delicado que el de los primeros. Esto se traduce en agujeros producidos por el desgaste e ir mojados. Nada que no se arregle con dacrón y un spray de silicona para ropa que cuesta unos cinco euros. 


¿Y las manos?

Importante asunto. Difícil solución. 

Los guantes de navegar molan mucho, sin dedos...con neopreno y esa especie de antelina, pero... ¡Qué bien absorben el agua! ¡Qué capacidad tan increíble! Son, incluso, mejores que una bayeta de cocina, los podríamos usar para achicar, sin problema. Y cuando sacas las manitas...¡arrugadas como garbanzos!

Tenemos muchas opciones, he probado todas y, al final, tengo unos para cada ocasión. No vas a encontrar los guantes perfectos. Es duro, pero es así.

Tengo unos de neopreno y antelina, a los que he terminado cortando los dedos, así los mantengo al aire y no están sufriendo continuamente.
También utilizamos los típicos guantes de trabajo, como los que podéis ver en las fotos. Los que son de piel o kevlar son calentitos pero, si no ajustan perfectamente, son incómodos y poco prácticos, además de que destiñen cuando se mojan... Por el contrario, los típicos guantes de trabajo de algodón cubierto de nitrilo (los azules) han resultado ser los más eficientes. 


Agarran bien, son impermeables, calentitos...desde mi punto de vista...¡los mejores! Igual es poco fino, poco elegante, poco quedón...pero las cosas como son, son los más confortables.

Dicho esto, no hay excusas. El invierno es muy largo, la espera muy dura...
¿Nos abrigamos y damos una vueltita?



Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Puedes contactar con nosotros a través de:
amazonaquenoespoco@gmail.com

en G+ "amazonaquenoespoco"

Y en facebook síguenos en...
"Amazona Que No Es Poco"

Recibir actualizaciones

Si quieres que te avisemos cuando tengamos nuevas publicaciones, nuevos productos a la venta, cuando suceda algo especial...escríbenos a amazonaquenoespoco@gmail.com

¡Serás el primero en enterarte!