Día 8



12:50 Acabo de entender la primera expresión en mallorquín: "Cagon deeuuu"
Estoy muy orgullosa de mí misma. Es que los escucho y me parece una lengua eslava.


12:55 Me he duchado y me he tomado una cerveza. Ahora no sé si es mareo de tierra o estoy pedo. Voy a tomar otra para cerciorarme...


15:27 Lo voy a resumir todo en una captura de pantalla:

18:44 He vuelto a tierra para ir al supermercado. Sopa de sobre "rules".
Hoy la temperatura es rollo paraiso. Y mi estado también...he empezado a remar despacio, el rollo isleño me esta empezando a absorber...

18:53 ¡La hora de las curiosidades!

Bien es sabido que las Baleares son tierra de piratas. No en vano, en 1533, Jaime III de Mallorca concede una de las primeras patentes de corso conocidas. Además, los corsarios ibicencos participaron en la conquista de la ciudad de Orán (s.XVIII) y, a día de hoy, podemos encontrar en la ciudad de Ibiza un monumento dedicado a tan ilustre hermandad.
Se cuenta que Drub el Diablo, discípulo de Barbaroja, escondía sus botines en Espalmador; Sin embargo, es sólo una leyenda, pues nada se puede confirmar ya que este buen hombre tenía por costumbre matar a aquel que le ayudaba a esconder su tesoro.
Lo que sí es cierto, y de ello queda constancia, es que el temido pirata merodeaba por estas aguas. Pues en 1529, cuando venía del puerto valenciano de Oliva con 200 familias de esclavos moriscos que le habían pagado una importante suma de dinero por salir de España, se encontró en los Freus con varios navíos de la armada española. Antes de la batalla, desembarcó a los moriscos en su islote favorito para que no molestaran. La flota española hizo un poco el ganso, encallando dos de sus galeras y siendo capturada otra. Don Rodrigo de Portuondo, quién comandaba los navíos españoles, cayó muerto en la batalla.
De lo que no cabe duda es que Drub el Diablo era un pirata de palabra, ya que los moriscos, finalmente, fueron llevados a Argel.

Habrá que buscar un mapa del tesoro...

19:14 Estoy amaestrado a mi gaviota...ya come a mi lado y cuando lanzo algo lo pilla al vuelo. Tiene las plumas esponjosas y mulliditas. El pico es rojo fuego. Por lo que veo le gusta el rock. Los Deltonos más.


23:23 Acaban de llegar mis vecinos. Menudo dúo dinámico...The Drunken Sailors...Después de todo el periplo que incluía: venir cantando desde la orilla y de barco en barco, caídas y chapoteos, toques de campana, parar de remar para reírse, darse la enhorabuena (no sé si conseguir subirse al barco o por seguir vivos)...pues después de todo eso, creo que han intentado comunicarse en código morse con las bocinas de barco a barco.
Y ahora que parece que se han calmado...¡Voy a dormir!


Comentarios: 1
  • #1

    Madre (miércoles, 03 abril 2019 19:58)

    Si no te taladra con reggaeton, buen vecindario!!
    Me quedo con la visitadora, qué guapa es...