Coordenadas Celestes


Otro ingrediente necesario para el estudio de la astronomía náutica es el conocimiento de las coordenadas celestes, a partir de las cuales podemos definir posiciones de astros.
Existen tres tipos de coordenadas celestes según las referencias que utilicemos y sirven para relacionar nuestra posición con la de los astros.

En astronomía suponemos que la bóveda celeste es una esfera concéntrica a la tierra y que gira alrededor de esta por el eje norte-sur, que atraviesa la tierra por los polos.

El meridiano de Greenwich y el ecuador son puntos de referencia en la tierra, mientras que, en la bóveda celeste, tenemos el primer punto de Aries, el Ecuador celeste y la proyección del meridiano de Greenwich.


Las primeras coordenadas celestes son:

Coordenadas horizontales

Sitúan un astro con respecto a nuestra posición, por lo tanto, en un momento determinado en dos lugares diferentes a un astro se le dan dos valores diferentes. Situaremos el astro según lo veamos en nuestro horizonte. 

Las magnitudes, aquí utilizadas, son:

Altura del astro (a«): es el arco de altura vertical contado desde el horizonte hasta el astro. Siempre es positivo (en caso contrario, el astro sería invisible, es decir, estaría por debajo del horizonte) y su valor máximo es 90º. Es la altura que se mide con el sextante.

Azimut (z«): Es el punto cardinal por donde se observa el astro. Se mide con la alidada. Se puede contar de varias formas:
       Azimut náutico : Se cuenta siempre desde el norte y hacia el este, tomando valores de 0º a 360º. Se
       escribe con números y siempre con tres cifras. Por ejemplo: 007º ó 025º.
      Azimut en cuadrantales : Se cuenta desde el norte o el sur y hacia el este o el oeste. Toma valores    
      
desde 0º a 90º. Se nombra poniendo en primer lugar el norte o el sur, a continuación los grados,   
      
contados a partir de ellos, y, al final, si se cuentan al este o al oeste. Por ejemplo:
                                          S30ºW=210º; S30ºE=150º; N30ºE=030º; N30ºW=330º


Veamos un ejemplo gráfico para relacionar las coordenadas terrestres (l y L) con las coordenadas horizontales de un astro.

Lo primero será dibujar una circunferencia que representa la bóveda celeste, con su polo norte, polo sur y ecuador celeste (Q, Q').

Se supone que el punto central de ese círculo es la tierra. Los polos y el ecuador celeste coincidirán con los de la tierra. El óvalo central es el desarrollo en tres dimensiones del ecuador celeste. 

Situados en l=45ºN y L=040ºW, observamos un astro de a=40º y z«= N45E, y desarrollamos las situaciones gráficamente:


1-Desde el ecuador celeste contamos 45º al norte en el borde de la izquierda, así podremos situar el meridiano de Greenwich en la cara visible de la esfera, al contar la longitud.


2-Para situar la longitud contamos un arco de 40º por el ecuador celeste y hacia la derecha donde trazaremos el meridiano de ese mítico nombre, para verificar que la longitud es 40º al W de Greenwich.

Mantener nuestra posición en un borde resultará más práctico para seguir con el desarrollo del ejemplo gráfico.


Nuestra posición está marcada por la letra Z (que es el cenit). Realmente estamos sobre la tierra, en la vertical con el cenit y éste es el que veríamos sobre nuestras cabezas. 



 Si trazamos una recta que pase por Z, atravesando el centro de la tierra, llegamos a N (Nadir). 



Esta línea Z-N va a determinar nuestro propio horizonte, que es perpendicular a dicha línea.



De la perpendicular a la línea Z-N nace nuestro horizonte. 
Este nuevo óvalo delimita las superficie por la que navegamos, sus bordes son nuestro horizonte visible. 
Ahora situamos los puntos cardinales: HN es el punto cardinal más al norte, ya que es el más cercano al polo norte. HS es el punto cardinal más al sur, por ser el más cercano al polo sur. HE es el que está en la parte visible de la esfera, trazado con línea continua, a la derecha, entre el norte y el sur. HW es el que se encuentra en la parte no visible de la esfera, trazado en línea discontinua, a la izquierda, entre el norte y el sur.



Es importante situarse mentalmente en este esquema. Todos los problemas de navegación tienen este dibujo como base gráfica. En caso de duda podemos dibujar nuestra situación y la de los astros en este diagrama para verificar nuestros cálculos.
Debemos suponer que estamos situados en el punto central de la circunferencia, sobre la plataforma circundada por el horizonte que hemos dibujado y viendo el cenit justo encima de nuestra cabeza.


Como las coordenadas horizontales de los astros están referidas a nuestro horizonte, ya podemos situar el astro mediante el azimut, que es el arco de horizonte, que va desde HN hasta la vertical desde donde se alza el astro.



A partir nuestro horizonte, siguiendo la línea Z-N, contamos la altura y situamos el astro.



Para tener clara la posición de los Horizontes, sobre todo el HE y HW, a continuación encontraréis un esquema de todos los casos posibles, tanto en latitud norte como en latitud sur.

La regla de "oro" es situar el cenit en la parte cóncava de la línea del horizonte visible (trazado en línea continua) . Nosotros estaremos situados en la cara del horizonte enfrentada al cenit. 

Latitud norte.


Latitud sur.




Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacto

Puedes contactar con nosotros a través de:
amazonaquenoespoco@gmail.com

en G+ "amazonaquenoespoco"

Y en facebook síguenos en...
"Amazona Que No Es Poco"

Recibir actualizaciones

Si quieres que te avisemos cuando tengamos nuevas publicaciones, nuevos productos a la venta, cuando suceda algo especial...escríbenos a amazonaquenoespoco@gmail.com

¡Serás el primero en enterarte!